Las alhajas cada día se perfeccionaban más.

Desde hace miles de años ha manipulado elementos obtenidos directamente de la naturaleza con el fin de hacerse la vida más fácil. Pero además, como elemento decorativo se usaban elementos químicos capaces de conducir la electricidad y e calor y rocas.

Primeramente se modelaron las rocas y por supuesto posteriormente se lograron dominar el hierro, la plata, el oro, el cobre y el bronce. Y eso generó otros oficios.

Los aretes, relojes, pulseras, gargantillas, etc. fueron evolucionando igualmente debido a la habilidad de los trabajadores expertos en orfebrería que daban forma a la cornalina, la amatista, el ónice, el cuarzo, el jáspe y la plata, el bronce, el hierro, el cobre y el oro.

Al utilizarse el ónice, el cuarzo, el jáspe, la amatista y la cornalina para gacer colgantes personalizados, anillos, pendientes, etc. se creó otro empleo, la clasificación de las gemas. Se afirmaba que algunas gemas curaban determinadas enfermedades, otras piedras se excluían porque suponían que daban mala suerte pero no obstante otras traían prosperidad a quienes las poseían.

Con el paso del tiempo, al mejorar las técnicas y los enfoques de producción provocó que ciertas aleaciones y piedras se usasen en sectores industriales.

Las alhajas cada día se perfeccionaban más. Su significado estaba vinculado a el bienestar social. Y además analizando los collares, anillos, collares, pendientes, etc. que se ponía una persona se daba a conocer si era de un partido u otro y sin duda si era monoteista o politeista .

Bastantes alhajas que adquirimos en las joyerías de esta época ya se elaboraban en Egipto, La India, China, Roma, Mesopotamia o Grecia.

Si hablamos de alhajas nos referimos a algo de gran valor, como son gargantillas, pulseras, collares, sortijas, pendientes, etc., que se fabrican usando piedras preciosas y obviamente con preciados metales.

Los anillos, relojes, pendientes, collares, colgantes, etc. sirven para que las féminas se sientan más seguras, y en realidad se consideran un símbolo de refinamiento.

El hombre de Huescar Joyeros de estos tiempos muestra más interés por las joyas. Cuenta con muchos accesorios, como serían colgantes, gemelos, aretes, alfileres de corbata, sortijas, pendientes, etc. Se usan elementos como serían la aleación de hierro con un metaloide o el latón y se les pone napa, hidrocarburo que se obtiene del latex, etc. pero por supuesto el platino y el oro suelen utilizarse más.

Las pulseras, cadenas, alianzas, etc. de los caballeros son en realidad más simples que las pulseras, pendientes, colgantes anillos, etc. de las chicas, no suelen llevar piedras.

Tenga en mente que también se puede grabar su nombre una joya para que sea diferente.

En las tiendas on line tenemos un montón de tiendas que hacen este tipo de trabajos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Asociación

Comments are closed.