Dentro de esos cofrecillos nos encontramos pulseras

En la habitación de una chica normalmente hay un cofrecillo donde deposita colgantes y también falsificaciones de años atrás que en la actualidad siguen guardadas puesto que las tienen oscurecidas o porque ya no se acordaban de ellas.

Muchas de estas piezas como serían gargantillas y brazaletes podrán ser útiles si las limpiamos tranquilamente de manera que puedan resplandecer como en temporadas pasadas.

Muchas de estas piezas de joyería eran alianzas de plata o doradas puesto que estaban hechas con minerales que con el transcurso de los años y obviamente el fresco se han deteriorado. Lo que inicialmente sería práctico es en realidad distinguir el tipo de mineral y ademas el colorido que presentan en estos momentos.

Algunas piezas están chapadas en oro y sin duda con el tiempo enmohecen y no es posible conseguir nuevamente ese tono ya que sería preciso recubirlas una vez más de ese apreciado metal y será más aconsejable conseguir una nueva, siempre que se considere una aleacción asequibe puesto que en el momento que son de plata buena resultan bastante más caras.

La plata se estropea más que otras aleaciones además de que no es fácil de limpiar. Si necesita adecentar los aretes tiene que usar un trapo limpio y darle sin miedo intentando que lo oscurecido no se aprecie, y si no se quita contamos con técnicas más efectivas como el bicarbonato, el zumo de limón o la pasta de dientes. Descarte constituyentes químicos que pueden dañar el metal y además podrá causarle heridas en las manos o los ojos al contacto con ese líquido.

Si en su joyero abundan los pendientes y las sortijas de plata buena y su propósito es mantenerlos en buen estado debería de adecentar estas alhajas con compuestos adecuados.

Algunas veces dentro de esos cofrecillos nos encontramos pulseras que están estropeadas y por supuesto hay que ir a una tienda de joyas con el propósito de que nos las arreglen, aunque generalmente es mucho más caro que arreglarlas usando determinadas técnicas que puede aprender en internet.

Vemos sujetos que no usan una caja con el objetivo de meter sus gargantillas de modo que las tienen dentro de cajones, y de esta manera suelen perderse piezas al no estar colocadas correctamente.

Las señoras acumulan un gran número de anillos de plata y lo más adecuado es realmente escoger un joyero con amplitud que contenga bastantes departamentos con objeto de distribuir sencillamente cada collar. Los joyeros se venden en bazares y además en joyerías en donde podrá decidirse por el que más le guste y ademas pueda meterse en el espacio del que disponga en su vivienda. No se olvide de ponerlo donde no sea sencillo encontrarlo por su propia seguridad.

Las sortijas muy caras se presentan dentro de estuches con objeto de protegerlas de arañazos y rozamientos, en casi todas las residencias es muy común que tengan gargantillas de elevado coste. Si decide salir de casa por un tiempo y no tiene un seguro por robos en su residencia, llévelas a un lugar que le ofrezca garantía, pues podrían apoderarse de ellas los mangantes porque pesan poco además de que en el caso de que sean de oro es posible acuñarlo y llegar a un pacto con joyeros sin reparo que más tarde lo emplean con el propósito de crear alhajas nuevas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Asociación

Comments are closed.