Diseños que tienen que ver con la naturaleza

El Taller de Pati

Vemos ocupaciones que se están perdiendo en Occidente, es realmente complicado que encontremos personas que usen el lodo, el metal o tal vez la corteza del Quercus suber sin agregar diversos elementos que llegan a cambiar su propia forma.

Vamos a indagar sobre el oficio de emplear la greda con objeto de hacer collares con adornos sorprendentes. Además de que a través de la alfarería valoramos el nivel de formación de un pueblo, su economía, su clase y también los vínculos comerciales que mantiene con otros países.

El fango en realidad es una materia que no está hecha de carbono y sus propiedades van a ser la fortaleza además de su firmeza frente a el calor, el aire e incluso el h2 o. Las personas que vivían en el mundo hace muchísimos años no ignoraban sus cualidades de manera que manejaban la arcilla con el propósito de eltallerdepati de crear los pucheros. Y por supuesto la terracota en ningún caso transmite la energía y no se deteriora cuando se utilizan productos tóxicos.

La cerámica artística va a consistir en dar forma y cocer el lodo poniendo adornos luego el objeto.

En Trípoli de momento conservan técnicas caseras. Para empezar remueven la marga con h2 o y posteriormente moldean la pieza que les apetece. La ornamentación de la cerámica rifeña compagina la grafología sudanesa con diseños que tienen que ver con la naturaleza y además detalles simétricos manteniendo la naturalidad. En los talleres de Jartum a día de hoy se transporta la greda con mucha humedad y seguidamente se pone la pieza al sol durante 65 horas. Después de secarse se divide en trozos pequeños que se introducen en agua y se aplana la masa.

Cunado hacen los jarros, los profesionales desvelan su inventiva y destreza. Los jarros se ponen luego a cocer con el fin de que se solidifiquen. Se utilizan hornos de distintas formas, en Yuba van a ser triangulares y se dividen en dos partes, una que calienta el comburente y además el espacio en donde se ponen las ánforas. Dentro de dicha cámara suelen estar aglomeradas las cazuelas unas seis horas y media llegando a alcanzar los 900 grados, se deben meter las jarras con delicadeza ya que deben secarse por todos los lados.

El esmalte y sin duda la tonalidad van a ser significativos de cara a apreciar de que parte proviene el jarrón, puesto que vemos hábitos establecidos que permanecen con los años y naturalmente diferencian unas cazuelas de otras.

En tripolí una vez que se ha calentado la cazuela se le da un esmalte de color blanco y después se barniza con amarillo o también azul y se vuelve a hornear.

Los gobiernos han de impulsar la alfarería con el objetivo de que siga adelante dado que se trata de un oficio muy antiguo y naturalmente tiene salida comercial a día de hoy.

Los hombres y las mujeres buscan obsequios únicos y por tanto una buena alternativa es personalizar un jarrón usando los tonos que queramos o tal vez ponerle algún epígrafe.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Asociación

Comments are closed.